Un reconocimiento a la gestión en pro de la preservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que brinda el Parque Nacional Natural Chingaza acaba de recibir Parques Nacionales Naturales por parte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La inclusión de este parque, que tiene una superficie de 76.600 hectáreas e incluye 11 municipios (siete de Cundinamarca y cuatro del Meta), en el programa global denominado Lista Verde de Áreas Protegidas y Conservadas de la UICN, da cuenta que el trabajo que se ha venido realizando en lo referente a gobernanza, gestión y planeación se ha hecho correctamente.

Le sugerimos: Chingaza, un paraíso de venados, pájaros y frailejones a solo dos horas de Bogotá

Según Parques Nacionales para poder ingresar a ese listado se deben adelantar estrategias como identificar y considerar a todos los actores que se benefician de los recursos de esta área protegida y lograr acuerdos legítimos y espacios de participación funcionales con ellos, entre otras medidas. Garantizar, además, un instrumento de planeación (plan de manejo) que identifique claramente las amenazas del área protegida y las actividades necesarias para asegurar que su biodiversidad está siendo conservada de forma exitosa a largo plazo.

«Todos estos aspectos son valorados y reconocidos por el estándar que se maneja para poder ser parte de la Lista Verde de Áreas Protegidas y Conservadas», indicaron en parques nacionales.

De hecho, dicho listado de la UICN, contempla cuatro componentes, 17 criterios y 50 indicadores, los cuales Chingaza cumplió satisfactoriamente, tras ser evaluada por un grupo de expertos independiente.

«El proceso de evaluación y de preparación fue un trabajo largo, pero comprometido en cada una de sus etapas, en el que muchos actores y organizaciones de apoyo a la implementación de la Lista Verde, como WWF Colombia, han estado involucrados y han aportado para que así el parque Chingaza sea la quinta área en el país que recibe este importante reconocimiento», expresaron desde Parques Nacionales.

De esta forma, Chingaza se convirtió en la quinta área portegida del país en entrar a formar parte de ese listado estándar. En 2014 ya se habían acreditado exitosamente los Parques Nacionales Naturales Gorgona, Tatamá, el Santuario de Flora y Fauna Galeras, y en el mes de junio de este año, el Santuario de Fauna y Flora Malpelo.

Álvaro Vallejo Rendón, director regional de la Oficina de UICN América del Sur, resaltó el trabajo y el esfuerzo de Parques Nacionales Naturales de Colombia en este propósito y destacó, además, el hecho de que Colombia sea un líder en el tema de Lista Verde a nivel regional y mundial. «Con la reciente certificación, Colombia ya cuenta con cinco áreas reconocidas bajo este estándar, lo cual lo ubica como el primer país en las Américas y uno de los primeros a nivel mundial en certificación de áreas protegidas», sostuvo.

Afirmó que las áreas protegidas son «la joya de la corona» de conservación ambiental. «Son la última gran frontera que nos protege de la destrucción ambiental de nuestro planeta. La Lista Verde es un estándar global que premia el buen manejo de las áreas protegidas», explicó.

Este programa mundial busca en últimas mejorar la gestión de las áreas protegidas y conservadas, que ayude a la conservación y reporte beneficios a la sociedad.

Julia Miranda Londoño, directora de Parques Nacionales, afirmó que parques nacionales como el Chingaza son un ejemplo para todas las demás áreas protegidas del sistema colombiano. «Nuestro compromiso es compartir con todas los conocimientos y las experiencias que nos llevaron a lograr que el Parque Nacional Chingaza ingrese a la Lista Verde. Reitero nuestra alegría y enorme satisfacción”, expresó.

El Parque Chingaza estará incluido en la Lista Verde por un periodo de 5 años, tiempo durante el cual será evaluado para determinar si continúa cumpliendo con los requisitos de conservación que exige la UICN.

Su territorio contempla ecosistemas de páramos y bosque andino, así como un sitio Ramsar: un complejo de 20 lagunas y humedales que conservan una variedad de especies endémicas de flora y fauna.

«Conservar esta área protegida de forma efectiva no sólo asegura la conservación del hábitat de las diferentes especies, sino también garantiza que se mantenga el flujo de bienes y servicios ecosistémicos, especialmente con la provisión del agua, de la que las poblaciones de la zona de influencia se benefician y también la ciudad de Bogotá», concluyó Miranda.

 

Tomado de Semana