Este es el primer mapa que muestra con precisión las montañas, cañones y llanuras que forman el suelo de este océano que rodea a la Antártida. Fue elaborado por un grupo internacional dirigido por el Instituto Alfred Wegener.

Por primera vez se conoce a precisión las montañas, cañones y llanuras que forman el suelo del océano Antártico que rodea a la Antártida, gracia a un mapa detallado que fue elaborado por un grupo internacional dirigido por el Instituto Alfred Wegener, del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI).

Este mapa, que cubre 48 millones de kilómetros cuadrados, revela por primera vez un nuevo punto más profundo: el Factorian Deep. Esta depresión se encuentra a 7.432 metros de profundidad, dicen los investigadores.

Para completar este mapa, la Carta Batimétrica Internacional del Océano Austral (IBCSO), es un proyecto internacional coordinado por AWI y encargado de cartografiar esta parte del océano, se tomó cinco años en compilar toda la información para publicar, en 2013, un primer borrador del mapa.

Ahora, este nuevo mapa cubre todo el suelo de este océano del área al sur del paralelo 50, es decir, 2,4 veces más del fondo marino que la primera versión, tiene una alta resolución de 500 por 500 metros y el 23% de estas celdas ahora tienen al menos una medición de profundidad moderna.

Este mapa, que fue publicado en la revista Nature Scientific Data, está basado en más de 25.500 millones de mediciones proporcionadas por 88 instituciones en 22 países.

El océano Antártico es una región clave para la biodiversidad terrestre y para el clima global, y sus frías aguas absorben grandes cantidades de dióxido de carbono (CO₂) y calor de la atmósfera, creando un amortiguador temporal para las consecuencias negativas del cambio climático. Además, en sus aguas se registra una alta productividad biológica y es el hogar de diversas especies únicas.

Y aunque es un ecosistema estratégico e importante, nunca se había realizado un mapa tan detallado de toda la zona. Boris Dorschel-Herr, jefe de Batimetría en el Instituto Alfred Wegener, en un comunicado explicó que “la topografía del fondo marino del océano Antártico es esencial para comprender una variedad de procesos relevantes para el clima”.

Con este nuevo mapa, dicen los investigadores, se podrá ampliar el conocimiento de la forma del fondo del océano, unos datos que son esenciales para la navegación segura, la conservación marina y la comprensión del clima y la historia geológica de la Tierra.

Tomado del periódico El Espectador

Leave a comment