Es un elemento clave para la gestión de estos ecosistemas que ocupan 25’931.655 hectáreas del país.

Esta semana se celebraron el Día Mundial de los Humedales y el aniversario número 50 de la suscripción del Convenio Ramsar, acuerdo que fija un marco para la acción nacional y la cooperación internacional con miras a la conservación de los humedales y sus recursos.

Aprovechando la fecha, los expertos recordaron que las actividades humanas continúan agravando el deterioro de los humedales no obstante la protección que ofrece el Convenio Ramsar.

Esta convención tiene la misión de actuar como un ‘paraguas’ para los humedales, considerados “los mejores indicadores de calidad ambiental”, dice Santos Cirujano, investigador del Real Jardín Botánico (RJB-CSIC), quien achaca el declive de estos ecosistemas a “la creciente demanda hídrica de las actividades agrícolas, que consumen el 70 % del agua a nivel mundial”.

De hecho, para destacar la importancia de estos valiosos pero frágiles espacios naturales, la frase que suscribe Ramsar este año es ‘Agua, humedales y vida’, dice el investigador, para quien el convenio es “en realidad, una lista de prestigio” que integra las zonas húmedas más importantes del mundo, pero “solo funciona si los estados miembros se implican”, porque el tratado “no obliga a que se recupere o conserve un humedal”.

Miguel Álvarez, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, califica el convenio como “una iniciativa multilateral bien intencionada”, aunque a la hora de la verdad “a la gente no le importa nada los humedales, vive de espaldas a ellos”.

Mientras, la secretaria general de la Convención Ramsar sobre los Humedales, Martha Rojas, recordó que “menos del 1 % del agua del planeta es dulce y en su mayoría está almacenada en humedales”, unos espacios que “acogen el 40 % de las especies del planeta pero desaparecen tres veces más rápido que los bosques”.

Durante la celebración, el ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, anunció que Colombia cuenta ahora con la nueva edición del mapa nacional de humedales, fundamental para la gestión de estos ecosistemas, y un insumo básico para la identificación de los humedales a nivel nacional.

Lo que representa para Colombia un logro, ya que gracias a este ejercicio se estableció que estos ecosistemas ocupan 25’931.655,85 hectáreas del territorio colombiano.

Correa dio a conocer el trabajo que se realiza desde el Ministerio en la implementación de la Política Nacional para Humedales Interiores de Colombia, que ha inclinado sus esfuerzos hacia los recursos hídricos y promovido acciones que contribuyen al uso sostenible, a la conservación y a la recuperación de estos ecosistemas de gran relevancia no solo para el país, sino para el planeta.

“Los humedales son de gran importancia en la regulación y la estabilidad del clima, el control de inundaciones y la conservación de la riqueza de especies de flora y fauna. Además, sostienen nuestro desarrollo social y económico al almacenar y suministrarnos la mayor parte del agua dulce”, expresó el ministro.

Tomado del Periódico El Tiempo

Leave a comment